Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    La Cabra de Puntra

    Autor: Relato extraido del libro Casos de brujos en Chiloé (por Umiliana Cardenas Saldivia).

    Dos hermanos jóvenes y solteros salieron en su camioneta para ir a Pid-Pid (lugar de Chiloé), a visitar a un amigo que vendía chicha de manzana. Como su madre no aprobara mucho este tipo de salidas, no le dijeron a dónde irían, si no que solamente que irían a dar una vuelta por ahí.

    A poco andar, sintieron ruidos extraños en al parte posterior del vehículo. Se bajaron, y fueron a ver que pasaba. Grande fue su sorpresa al encontrarse con que una cabra se había subido a la camioneta en forma inexplicable. Sin pensarlo dos veces, ataron el animal a la camioneta, y con el pensamiento de comérsela en casa de su amigo, continuaron felices su camino, comentando que les había caído carne del cielo, y que tal vez al pasar cerca de algún cerrito, la cabra saltó a la camioneta, y después no se pudo bajar. Además estaban contentos, porque con la cabra como regalo, tal vez el amigo ni les cobraría la chicha.

    Al llegar a la casa del amigo, descendieron y se dirigieron a la parte posterior de la camioneta para sacar a la cabra. Pero, ¡Oh sorpresa!… ya no estaba la cabra, sino que en su lugar había una perra furiosa amarrada a la camioneta. Con cuidado bajaron al animal, que les ladraba e intentaba morderlos, por lo cual no dudaron en agarrarla a garrotazos, puntapiés e improperios, tirándola semimuerta a la vera del camino. No contentos con eso, le hicieron una herida en la vulva, y la soltaron, pensando que de esta manera, podrían luego identificar al animal, y saber quién sería su dueño.

    Bastante molestos por lo sucedido, entraron a la casa de su amigo, y bebieron bastante chicha.

    De regreso a casa iban comentando lo acontecido, y acordaron contárselo a su madre.

    Cuando llegaron a su hogar, estaba avanzada la noche, y su señora madre ya estaba acostada y al parecer profundamente dormida. Tratando de no hacer ruido, se fueron a sus respectivos dormitorios quedándose también profundamente dormidos, producto de haber consumido tanta chicha.

    Al día siguiente, los hermanos se levantaron, y les llamó mucho la atención que mamá no estaba todavía en pie; cosa muy rara, pues la mujer era una persona muy madrugadora. Pensaron que tal vez estaría algo cansada, así que no la molestaron. Sin embargo, como transcurrían las horas, comenzaron a inquietarse, y pensando que podría estar enferma, fueron a verla. Grande sería la sorpresa y el dolor al encontrar a su madre muerta. Mayor sorpresa les causó aún, que al ver en el suelo, había un hilillo de sangre desde la cama hasta la entrada de la casa. Siguieron esta sanguinaria huella por el camino, hasta llegar al punto donde ellos mismos habían maltratado a la perra.

    Estos hermanos no sabían que su madre era bruja.

    Fin.

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: