Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    Recogiendo almas, tirando huesos.

    Autor: Adriana Colorado

    Recogiendo almas, tirando huesos…

    Sufrió un ataque al corazón, seguro fue por nervios… decía el médico mientras lo observaba lentamente… Estaba ahí tirado en la sala, todo había sido tan extraño…. que no supe cuando empezó todo. Lo lleve a un lugar mas seguro, donde no viera su cuerpo.

    Es extraño esto, aún no me acostumbro…. -le dije en voz baja- ¡Sabes! Cuando me sucedió a mi ni me explicaron, sólo me dijeron que mi vida había terminado y que tenia que ir a otro nivel, claro que al principio pensé que Alem había fumado algo extraño y que se confundía de persona, pero después ubiqué que esa, empezaba a ser mi realidad… en fin, mi nombre es Lucero y mi misión es mostrarte el camino para el segundo nivel… hay mucha gente que te quiere, por lo que me puedo dar cuenta… pero ya se acostumbraran, la gente se acostumbra.

    -¿Quien eres? ¿De que me estas hablando? ¿Que hago yo aquí? Debería estar … ¿Donde están todos?

    Una explicación posiblemente eso es lo que necesites… te entiendo yo también deseaba que me explicaran, y creo que no corrí con suerte. Y bueno hoy no hay tiempo, es cruel todo este asunto y yo que se muy bien de sentimientos lo entiendo, solo debes saber que este nivel ya lo has terminado, y tienes que seguir creciendo, a veces duele, como todos los cambios… sólo que en este no puedes decidir… es sólo hacerlo!

    -¿Perdón? Podrías decirme que hacemos aquí, ya es muy tarde y tengo que volver, gusto en conocerte…

    ¡Oye, es que no entiendes! - le grité - ¡Tu estas muerto!… esos minutos corrieron en silencio, la expresión de su cara me mostraba el no creerlo, y entonces recordaba aquellos momentos en que yo supe también que había muerto. Lo recuerdo bien, estaba mirando el hermoso atardecer, había sido un dia pesado, y caminaba en ese gran parque que estaba cerca de mi casa. Mi familia me esperaba para cenar, íbamos a festejar que había conseguido la beca que por tanto tiempo luche…, no es grandioso, luchar tanto para después morir…., así es; dicen que cuando llegas a lo mas alto es mucho mas fácil caer, y yo no caí, sólo se me acabó el tiempo. En eso solo mire las placas HUB 2135 y la expresión de aquel pobre hombre, que parecía que había visto un fantasma.

    Entonces seguí mi camino, comencé a ver mucha gente que se acercaba a ese carro, pero como yo nunca he sido chismosa, seguí mi camino…. en eso me percaté que alguien me venia siguiendo, y comencé a ponerme nerviosa, así que apresuraré el paso, y ahí estaba, me detuvo en seco. Era un atractivo joven, ahí, delante de mis ojos, tenia un extraño brillo en sus ojos, y una vibra inconfundible, pero su mirada estaba vacía.

    -Alem dijo, con una sonrisa sarcástica - ¡No puedo creer, que aun sigas sin verte! …como si todo siguiera igual, sigues tu camino tan campante como cualquiera, ¡¿Que no te das cuenta que has muerto?! No pongas esa cara, mira yo te lo enseño.

    Por una extraña razón lo seguí, y en verdad no suelo hacerlo, entonces miré mucha gente, de repente vi a mi hermana y a mis padres, estaban llorando… miré al otro lado y ahí estaba… yo, tendida en el suelo.

    El señor decía que había sido un accidente, que no supo como sucedió.

    Regrese la mirada a mi cuerpo, estaba sangrando. Los paramédicos trataron de hacer algo, pero como me habían dicho, había muerto.

    Muchos pensamientos pasaron por mi mete, creí que solo era un sueño, posiblemente una mala broma, pero no, todo era cierto. Miré mis manos, todo el cuerpo, era solo esencia, de esa que dicen en los cuentos. Le pregunte a él que quien era, ¡¿Quien demonios eres para hacerme esto?! ¡Déjame sola, por favor…, sola un momento!

    -El solo dijo - Lo siento, pero ya no hay tiempo, tenemos que irnos… por cierto mi nombre es Alem, y te voy a enseñar el camino, para tu próximo nivel… aunque por el momento, necesito ayuda, tenemos muchos mas muertos… mira vamos y te enseño.

    A partir de ese momento; de mi muerte, la vida y sus secretos, sigo con Alem recolectando almas y tirando huesos…

    -Entonces cortó mis pensamientos - ¡¡Oye!! ¿Me estas escuchando? Por favor dime que no es cierto, dime que los ojos que miraron a ese cuerpo no son los míos, dime por favor que esto es sólo un sueño. ¿Que me esta pasando? ¿Que paso con mi cuerpo? ¡¡Ayúdame!!! -Perdón, me perdí por un momento…

    Tu vida en esta tierra ya terminó, lo siento… a veces entre más alto volamos nos duele más la caída, pero no te preocupes, tu no caíste, sólo se te acabó el tiempo.

    FIN

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: