Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    Lo muerto nunca esta muerto

    “Ahora en los últimos momentos de mi vida espero a mi querido hermano del alma. Este desea mi muerte ante todo. Después de lo que le hice cualquiera haría lo mismo que él. Pero bueno todo empezó hace 10 años…”

    Mi querido amigo Lack acaba de morir. Yo me siento muy triste, pero todavía queda una posibilidad para que él vuelva a la vida. Espero que funcione, aunque bueno, debo de estar un poco loco para hacer esto.

    Después de pensarlo durante largas y tediosas horas decidí ir al cementerio donde había sido enterrado mi amigo y procuré ocultarme de cualquier persona. Al llegar a la lápida de mi amigo, recé una oración, y con la pala empece mi ardua labor. Por fin después de estar cavando durante dos horas, visualicé un trozo de madera. Emocionado, quité la arena y observé el sarcófago de mi amigo, tal y como lo había visto la ultima vez en su funeral. Aquel viejo sarcófago estaba recubierto por un andrajoso y viscoso moho. Éste recubría la mayor parte del sarcófago, aunque me extrañaba que el moho hubiera aparecido tan rápidamente (ya que hacía tan solo una semana que murió y a los pocos días fue su entierro).

    Seguí con mi trabajo, un poco extrañado por aquel extraño acontecimiento. Poco después me encontraba en el sótano de mi casa examinando el cuerpo de mi amigo. Éste estaba situado encima de una vieja mesa camilla oxidada. Con algo de miedo y emoción subí a mis aposentos y cogí aquel viejo libro que había comprado hacía unos días a un extraño mendigo.

    Lo demás ya no lo recuerdo tan bien, lo único que hice fue bajar al sótano y leer una plegaria de aquel viejo libro quejumbroso, luego todo fue muy extraño. El cuerpo de mi amigo desapareció inmerso en una oscuridad aterradora.

    Al día siguiente oí el timbre de la puerta, y tal fue mi sorpresa que cuando la abrí me encontré a mi viejo amigo delante de mí (¡vivo!) como la última vez que le vi.

    Éste murmuro unas palabras: …G..R..A..C..I..A..S…, ahora te podré matar.

    En ese instante salí corriendo hacia el sótano y nada mas entrar en él cerré la puerta con llave.

    La puerta empieza a resquebrajarse, ya no me queda tiempo y pienso en aquel viejo libro que compré a ese asqueroso mendigo. Creí que nunca funcionaria, pero funcionó y ahora lo único que puedo hacer es aguardar a la muerte.

    Espero que este pequeño fragmento lo lean aquellos asesinos implacables que deseen matar a su hermano tan solo por un odio incombustible que surgió en una discusión.

    ¡Ja! Si lo único que hice fue coger un cuchillo y clavárselo en la cabeza mientras que le repetía: “No, no es cierto. Yo fui el que dio el dinero al cura para que lo enviara a aquella sociedad que creó papa para deficientes psíquicos…”

    Y luego fui tan tonto que, arrepentido, busque por las librerías de toda la ciudad un libro que tuviera un conjuro para poder resucitar a mi hermano muerto… Y lo encontré… éste se llamaba NECRONOMICON…

    Escrito por: Muerte
    1996
    Dedicado al genio de la literatura de terror:
    HOWARD PHILIPS LOVECRAFT

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: