Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    LA ETERNA PREGUNTA

    El muchacho llego a aquel pueblo por la mañana, y al bajarse del auto bus y pisar el suelo por primera vez, tuvo la extraña sensación de haber estado ahí antes.

    Entonces se mezclo entre la gente, se confundió con la multitud.

    Caminos por las calles de aquel pueblo, las casas eran de madera y de dos pisos, aquel lugar quedaba sobre una montaña en cuyo punto mas alto se veía erguida una majestuosa cruz de piedra, sobre la que descanzaba un Cristo que vigilaba a toda el lugar.

    La disposición de las casas era extraña, todas rodeaban a la montaña como una extraña alegoría de un laberinto.

    De repente llego a un conjunto de viejas gradas de mármol que subían, y al levantar su cabeza noto que al pie del ultimo escalón de mármol estaba una majestuosa iglesia de madera que tenia por lo menos un siglo de existencia. Al llegar al fin de las gradas, no dudo en entrar al templo, y al hacerlo noto que estaba completamente vacío, era como si todos los fieles que debian ir a esa iglesia al verle llegar hubieran huido, entonces fue consiente de que estaba solo en aquel pueblo.

    La iglesia, era una amalgama se reliquias, pintada de un color azul profundo y adornada con los recuerdos de la gente que nació, creció y murió en el pueblo. Cuadros antiguos con ángeles y santos le observaban indiferentes mientras el lentamente se acercaba al altar.

    Cuando estuvo frente a frente al altar, un sudor frió cruzo su cuerpo al sentir que alguien le observaba , dio la vuelta súbitamente, y descubrió que desde el fondo del templo un Cristo triste y sus doce escandalizados apóstoles le miraban ahogados en una ultima cena.

    Al recuperar el aliento busco una salida. La encontró, por fin, a un costado de la iglesia, era una puerta, la única que se veía en ese instante abierta, que quedaba exactamente en la mitad de esa pared.

    De inmediato salió y se encontró con un parque completamente rodeado de plantas y perfectamente protegido con un cerramiento de metal, en su interior, había una pileta de la cual brotaba agua en extremo cristalina.

    En medio del parque había un ángel de mármol que yacía sobre una cripta y parecía tener vida en medio de la vegetación. De repente sintió que el pueblo cambiaba. Caminó por el parque y notó que a su alrededor habían solo casas antiguas que encerraban al parque en una asfixiante manzana.

    Encontró la salida de ese lugar en una esquina, y al aproximarse a ella descubrió, a un anciano que estaba sentado en el portal de la ultima casa, parecía ser una parte mas del parque, una pieza mas de aquel extraño lugar.

    Estaba con los ojos entreabiertos y sumida en la mas profunda reflexión. Al notar la presencia del joven murmuro unas palabras de caridad y el joven sin dudarlo arrojo un par de monedas al viejo y continuó su camino. El sol se ocultaba ya cuando abandono el pueblo.

    Por la noche, el muchacho se encontró solo en un cuarto de hotel donde pasaría la noche, para continuar su viaje al día siguiente.

    Encendió un tabaco, y mientras el humo y la nicotina se apoderaban del ambiente, el anciano del parque regreso a su memoria, recordó su rostro, y pensó en su reflexión y fue consiente de que el viejo pasaba todo el día olvidado, sin lugar a duda, en aquel portal. Entonces se preguntó.

    -En que pensara ese anciano todo el día?- Y así mientras la noche agonizaba, el muchacho busco una respuesta a su pregunta, pero no noto que su cuerpo envejecía y mientras la respuesta llegaba a su mente, se encontró sentado en el parque, ocupando el lugar vacío que el viejo había dejado.

    Escrito en June 13, 2021
    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: