Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    Katie

    Katie aún estaba sola en su casa, esperando a Annie con gran desespero y tratando de encontrar algo para hacer en la noche, pero a Katie no se le calmó la depresión ni siquiera unos cuantos segundos; la depresión era fatal en una mujer de 38 años y mucho mas si ésta vive sola. Cuando se vive en compañía de una mascota (en espacial un gato), la vida adquiere un cierto sabor amargo de soledad y tristeza, al menos cuando piensas que nadie distinto te visitará por lo menos una insignificante vez al año. sin embargo, el no estar sola un día de cada 365 era el único pensamiento positivo en la vida de Katie…. y hoy era ese día, un día normal para cualquiera, excepto para ella, el sentimentalismo estancado no la invadiría, Katie pensaba que la visita de Annie era algo especial.

    Annie era la única compañía de Katie, eran amigas desde el segundo año de secundaria y desde entonces llevaban viéndose todos los años que pasan, casi siempre cada último miércoles antes de la Navidad. Sin embargo la tristeza de Katie se basaba en el delirio de esperar a Annie por todo un año, volviéndose según Katie en una “costumbre infinita”.

    El destino de Katie no podría estar menos maltratado, para Annie una vida sin familia era como una vida sin esperanzas, llena de agujeros de desánimos, odios y remordimientos de no poder construir lo que se llama “otra generación”… y Katie no tenía familia, por eso se sentía mal en algunos días, cuando su corazón demostraba esterilidad e inercia, sintiendo el gran anhelo de poder tenerla y de no estar sola.

    -¡Katie! - sonó una voz en la ventana. Una voz fría, sin inflexiones, causante de pánico al que lograse escuchar la articulación de sus palabras, pero para Katie era una voz demasiado dulce y amigable, una voz que salía de un manantial para bañarle su depresión y limpiar su soledad, una voz que escuchaba cada año que pasaba sin saber que era la misma, una voz que no equidista en lo mas mínimo a voz sino al placer de no estar sola…

    Katie derramó el café que tenía en su mano y lo pisoteó diciendo en gritos que no lo necesitaba más, luego salió corriendo hacia la puerta y la abrió, temblorosa y desesperada. Por un momento había pensado en tirar la puerta, casi histérica, pero se logró controlar y tan solo le dañó el picaporte. En ocasiones la visita de Annie se asemejaba a la llegada de un hijo malcriado al asilo de su padre, aunque el padre lo necesita, el hijo va a visitarlo por costumbre, aunque fuese un hombre demasiado perverso.

    -¡Annie, pasa, te estaba esperando!, Dijo Katie en el piso, se estaba comenzando a desmayar y a sentir sus primeras convulsiones sanguíneo- nerviosas; se maltrató, en ese piso frío y húmedo, perdió la conciencia por un par de horas y se vio obligada a soñar.
    -Katie, ¿ te encuentras bien?, Por favor responde- decía Annie sobre el oído ansioso de Katie, después de haber esperado un largo tiempo, en el que no hizo mas que preocuparse por Katie, por su salud y por su extraña actitud. En aquel lapso, Annie logró observar unos cuadros muy raros que se posaban en las paredes de la casa, separados cada dos metros el uno del otro, - Arte Gótico- pensó, pero no se distrajo y siguió preocupada por Katie; luego supo que hacer, la cargó en su hombro y creyó que sería mejor llevarla a la sala de televisión, en el segundo piso, antes de llamar la ambulancia; Katie poco a poco pudo rescatar la idea de todo lo que pasaba, comprendió que su amiga se había vuelto loca y que tal vez el desmayo fuese una falacia.

    Annie subió las escaleras paso a paso, asustada por su amiga, realmente horrorizada; la descargó con mucho cuidado en la cama de la habitación y al rato se dirigió hacia el televisor, creía que era necesario distraerse con algo mientras su amiga se recuperaba. El televisor se notaba algo viejo, era modelo 60 o 70 pensó Annie, pero se vio como una tonta al pensarlo, tenía otras cosas en mente, como una especie de precognición que le decía que Katie no estaba desmayada.

    Después de subir a Katie a la cama y de demostrar que el televisor estaba desconectado, o tal vez averiado, Annie sintió deseos de volver a mirar los cuadros que se posaban en las paredes de la casa, así que salió de la habitación y dejó a Katie encerrada en ella, para que el ruido no la despertara y se colocó unos anteojos de color café opaco para poder observar bien el contenido de aquellas obras. Una de ellas se posaba en primer lugar, arriba de todas, - quizás esta sea la principal- pensó de nuevo Annie y con paciencia se paró en un baúl que había en el piso y observó la extraña figura del cuadro, era algo abstracto, pero descifrable , era el retrato de una persona, exactamente mujer, estaba hecho con sangre humana; por lo que se veía era una sangre dura y gruesa, que se tallaba en la madera del cuadro; era el retrato de Annie.

    Después de saberlo, Annie corrió en dirección a la puerta, deseaba salir corriendo, escapar del lugar, pero en el momento en que llegó a la salida, Katie apareció detrás y se comenzó a reír con sarcasmo.

    -Annie, mi gran amiga, acaso pensabas marcharte tan rápido?- dijo Katie, con un rostro pálido y marchito, y una risa que le perturbaba los oídos a Annie.

    Annie intentó seguir corriendo pero Katie la detuvo con un cuchillo que se encontraba lleno de sangre, depronto se apagaron las luces por un momento, Annie gritaba, presentía que iba a morir; cuando volvieron las luces a la casa, apareció un gato, de color negro y con sangre en su cuello, Katie le hizo una señal bastante extraña al gato (una señal casi diabólica) y este salió corriendo en dirección a Annie, se le lanzó y le rasgó la cara, luego aparecieron otros dos gatos, de la misma forma, se apagaron las luces y se le arrojaron a Annie para matarla……. mientras tanto Katie se encontraba en el segundo piso, estaba limpiando el cuadro principal y le agradó pensar que la sangre que ahora tendrá el cuadro no será solamente la de un gato, ni la de ella misma, sino que también tendría la compañía eterna de la sangre de Annie.

    Autor: Hernan D.Ortiz

    Escrito en September 29, 2021
    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: