Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    Holly

    El viento entró por la ventana mientras Holly dormía plácidamente, mientras meditaba en sus más profundo descanso, en la escena más acústica de los sonidos celestiales.

    Holly solía tener hermosos sueños, imaginaba acompañantes, imaginaba mundos de extraños colores en los que se veían todo tipo de bondades angelicales y paisajes de colores azules, llenos de animales que corrían de arriba a abajo disfrutando de la gran extensión de las praderas y de los lagos.

    Ahora Holly siente el miedo, ese miedo horrible que deja escapar todos los instintos de súplica y que hace estremecer al corazón más fuerte y firme, un temor que entraba ahora por el viento de su habitación.

    Holly despertó de un brinco e hizo que su cabello se deslizara sobre su rostro. La habitación estaba oscura, como una carretera abandonada a media noche y el tiempo corría muy lento, como si las horas fueran infinitas y duraderas, como si la pesadilla más terrorífica nunca se fuera a acabar.

    De pronto todos los recuerdos angustiosos por los que Holly había pasado llegaron a su mente.

    Un vacío se abrió en la habitación y comenzaron a entrar reminiscencias espantosas, que hicieron fluir lágrimas en los ojos de la hermosa Holly.

    “Ay alguien ahí” gritó levemente, mientas trataba de pasar la saliva que no la dejaba gesticular.

    Los sonidos salieron de abajo, de la entrada principal de la casa, así que a Holly le dio tiempo de cerrar la puerta; luego abrió la ventana con demencia y se tiró hacia el patio de la casa para salir corriendo por la puerta trasera. Holly no estaba preparada a esto, sintió que su corazón estaba casi afuera y que la taquicardia aceleraba cada vez más.

    No había nadie en la calle, Holly tocó todas las puertas de sus vecinos y ninguna estaba habitada, entonces una idea se le vino a la cabeza, algo estremecedor: NO HABÍA NADIE EN EL PUEBLO.

    Holly no sabía que hacer, corría a oscuras por la calle, no sabía por donde iba y su cuerpo se balanceaba de temblor. Después de correr hacia donde la brisa la guiaba alcanzó a visualizar un castillo, igual a uno que imaginó en un sueño, pero no era igual de lindo, este se hallaba oscuro y espectral.

    Holly entró en él y escuchó risas por todas partes “Basta, déjenme escapar de este sueño” “déjenme salir de este sueño”… pero nada respondía ante sus súplicas, así que Holly quedó abatida en el suelo como si la muerte hubiera presagiado su desgracia.

    Holly despertó bruscamente en su cama y se convenció de que todo había sido una pesadilla, así que se levantó dirigiéndose al baño, prendió la luz y se limpió el sudor que yacía en su frente y se sintió muy feliz de que todo volvió a la normalidad. Antes de apagar la luz Holly sintió de nuevo una sensación rara de brisa y observó que las luces volvían a desvanecerse, gritó lo más fuerte que pudo, pero no sirvió de nada, porque aunque el grito le hubiese ensordecido, no sería necesario en su próxima pesadilla, fuera de la ventana.

    Escrito por: Hernan D.Ortiz

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: