Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi Sicker Bio's Cuestionario

Busqueda

    Esclavo

    ¿Que se puede decir?. La desesperación siempre te sigue, siempre es así la muerte y la desesperación para mí van de la mano.

    Se encontraba viajando. Tu con ella, con ella, con eso que siempre te sigue, aunque parezca que tu eres el seguidor. A lo lejos al final del horizonte el cielo se tiñe del color del infierno, como ha sido el color de tu vida durante estos pasados años. Te preguntas, ¿Por qué me escogería a mí?, ¿Será que mi alma es muy débil? ¿Será por mi maldito miedo a luchar? Te sientes agotado, cierras los ojos.

    Pones atención a la carretera, no quieres voltearte, quieres seguir, aún cuando tu deseo de muerte es grande, debes seguir. Quieres morir, deseas desaparecer, pero sabes que aun estando muerto ella no te liberara, siempre serás su esclavo.

    En la radio tocan una pieza de Revueltas: Soslaya. Te sientes como parte de la música, las notas te envuelven, eres parte de la desesperación, eres como la pieza, triste, con energía que solo es muerte. Motivaste hasta la muerte, mortal hasta el punto del delirio.

    Ella, ella no habla, pero sabes que hay un malvado sentimiento de alegría en su ser. Sabes que disfruta cada una, cada cual, de las órdenes que tu ejecutas. Tú, tú en cambio su forzo servidor, sufres, y sabes que ella lo disfruta. Haz tratado de huir, tratado de liberarte de ella, pero cada vez te encuentra, y como cruel broma del destino, como castigo de ella, la misión para la que se te busca esta exactamente donde tú estás, donde tú vives.

    Te flaquean las piernas, tus brazos están flácidos, el corazón te late muy rápido, la respiración termina, todo termina, Sientes que tus órganos internos te quieren asfixiar, sudas frío, sientes repulsión, angustia, odio, miedo, acabas de matar no sientes nada por el occiso.

    Todo es igual siempre igual, pero tu angustia, aumenta cada vez aumenta más, la angustia te va a destruir, y Ella, Ella lo va a disfrutar.

    Terminas, sales pesadamente de la estancia, parece que la adrenalina se ha ido por siempre, terminas siempre igual.

    Ella asiente, nunca habla, su maldito silencio te hiela los huesos, simplemente asiente. Sabes que no te buscara en dos o tres semanas.

    Pero tu seguirás viviendo con la angustia que te vuelve siempre más viejo, siempre más muerto.

    Poco a poco, lentamente triste y pesadamente, así como lento proceso de muerte vas perdiendo tu sombra, tu sombra esta pasando a ser parte de la gran sombra, parte del interminable ejercito que ella comanda. Un ejercito de involuntarios que no puede renunciar. Ya no puedes salir de tu casa, toda tu familia se la ha llevado Ella, y tú, tú solo esperas, no tienes fuerza para morir, menos para vivir, eres solo una imagen de todo, eres un intento errado de lo que fuiste, Ella se comió tu vida y aspiró sobre ti un aliento de muerte, de sufrimiento, un aliento que ya jamás podrás dejar, un aliento que nunca podrás limpiar de tu vida.

    Un día, dos días, Un año, Un siglo, ¿qué más da?, Ella no te dejara morir, no te dejara escapar, eres su títere, solo eso su mísero títere.

    Ella rompe él limite de la razón, puede ver más allá de lo visible, vislumbrar con seguridad el futuro, es capaz de matar de una mirada, y con su aliento embrujar, en simples palabras es un Demonio. Un maldito Belcebú que te tiene atrapado en sus garras.

    Despertaras muy temprano ese día y odiaras el techo azul, sentirás la desesperación en tu ser, buscaras ansiosamente el machete. Sabes que ella estará vigilando pero eso ya no importa. Estas decidido morirás, muerto no te dejara ir, pero tampoco le serás útil, pasaras a ser una carga para ella. Preparas todo, afilas el arma, afilas lentamente, recuerdas al afilar, recuerdas todos los crímenes que por ella cometiste, juegas con el arma, sientes el filo, sabes que todo esta listo. Te sientas al filo de la cama, apoyas tu brazo sobre la mesa de noche, y le dejas caer un golpe violento con el machete, cortaste pero no sale sangre. ¡Ella te ha robado todo, hasta tu sangre! Entonces de alguna forma inexplicable te cortas la cabeza. Tu cuerpo queda ahí tirado, y tú vas a parar al eterno poso de los esclavos muertos, sus esclavos, los esclavos de Ella la maldita, El maldito Demonio, que nunca te deja en paz.

    Escrito en November 1, 2021
    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: