Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    EL CUERVO

    Hay veces en las que no hace falta una interrogación sobre la naturaleza del conocimiento, ni la creencia en la transmutación de las inteligencias, ni buscar respuestas en nuestra alma o espíritu, ni tan siquiera otorgar nuestra fe a creencias místicas.

    Nos podemos poner en contacto con nuevos mundos, saltar de un universo paralelo a otro, del universo visible al invisible, o a otros muchos.

    Encontrarse con otro mundo, no es un anhelo imaginativo. Es posible que nos pueda ocurrir, a nosotros y también a los animales.

    Las delgadas fronteras se deslizan o se confunden, y nuestros mundos se solapan.

    Sólo hace falta estar presente en el momento adecuado. Ayer presencié cómo le sucedía esto a un cuervo. El cuervo es vecino mío, jamás le he hecho ningún daño, ni he intentado acercarme a él. Sin embargo, siempre se ha mantenido alejado de mí, en las copas de los árboles, allí donde mi débil vista se detiene. Una mañana los alrededores de mi casa se hallaban sumidos en una espesísima niebla, mientras yo caminaba a tientas intentando abrirme paso hacia mi destino. Bruscamente, aparecieron a la altura de mis ojos dos enormes alas negras, precedidas de un gigantesco pico, y se alejó de mí como una exhalación, lanzando un horrendo graznido de terror, como espero no volver a oír otro en mi vida. Este grito me obsesionó tanto que volví a casa, a mirarme al espejo y a preguntarme si realmente era tan espantoso…

    Por fin comprendí todo. La frágil frontera de nuestro mundos se había roto a causa de la niebla. El cuervo, que imaginaba volar a su altura habitual, vio de pronto un espectáculo sobrecogedor, contrario para él a las leyes de la Naturaleza. Había visto a un hombre que andaba por los aires, en el mismo corazón del mundo de los cuervos. Acababa de presenciar el más grotesco y extraño espectáculo que un cuervo jamás hubiera visto: un hombre volador…

    Ahora, cuando me ve desde la copa del árbol de enfrente de mi casa, lanza unos pequeños graznidos. Yo descubro en ellos la incertidumbre de un espíritu cuyo mundo se ha desquiciado. Ya no volverá a ser jamás un cuervo como los otros…

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: