Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    Deportados

    Supongo que explicar la desaparición de un pizcador indocumentado es mas fácil que explicar la de un científico famoso, o por lo menos es mas barato.

    Además veamos los hechos: Para ser conejillo de indias no se necesita mas que estar vivo y en condiciones de salud relativamente normales y digo relativamente, porque el hecho de que el pobre de Ray tuviera el hígado bastante gastado no hizo mella en los ánimos de los doctores.

    ¿Por qué perder a un caballero norteamericano que aún puede ser útil a la ciencia si se puede sacrificar un peón mas bien bajito, prieto y regordete?

    “Sent the beaner!… Hell with him!”

    ¡Valiente gloria es la que espera siempre al primer prototipo de Colón!
    ¡Con valiente gloria cargo Ray Mendoza!
    Cuando lo agarró la “migra” ya tenía un buen rato en los “Estates” así que la verdad no le sorprendió mucho el correrío, agarrerío y macanerío. Lo que si le sorprendió es que a él, a su compadre Chucho y al “Grijalba” se los treparan a una camioneta aparte y se los llevaran para otro lado, para un edificio que olía como a Centro Comercial nuevecito.

    Estuvieron ahí una semana tranquilitos sin que nadie se metiera con ellos, les daban de comer una vez al día y ese era todo el show que les tocaba presenciar. El resto del día se la pasaban serenos en su jaulita sin ningún problema.

    El problema empezó cuando sacaron a su compadre. Estaba mas grandote y a veces podía pasar por gringo si no se le ocurría abrir la bocota…

    Al “Grijalba” se lo llevaron unas horas después (a lo mejor por desnutrido).

    Cuando por fin le llegó la hora a él, le entró un miedo solo comparable al que había sentido la primera vez que se había curzado el río…. ¡Y también!, le metieron tubos hasta por donde empieza a ponerse sensible el apellido y eso no ayuda en gran cosa para tranquilizar los nervios, o por lo menos no lo ayudo a él.

    “¡Tanto tiempo de estarme cuidando!”
    Después de un buen rato, lo amarraron a una camilla y lo pusieron en un cuarto vacío bajo una lámpara.
    “¡Ay mamacita santa! ¡Ahora si ya!”
    Tan penoso como pudiera parecer, el último recuerdo que Ray tuvo de su estancia en aquél lugar fue el de unos pantalones mojados y luego, luego despertó en un lugar que ya no apestaba a novedad sino mas bien a orines de las mas diversas variedades (entre las cuales no se encontraba ni siquiera alguna familiar a la suya).

    Sus pantalones ya estaban secos pero no estaban junto a él.
    Rodeando aquélla atmósfera de baño cantinero estaban seis muros blancos y duros que seguían por formula de configuración a la del cubo y estaban hechos de un material que se sentía como metal.
    Ray estaba sentado en uno de los lados de aquél cubo, en el interior de una camisa de fuerza de algodón y con unas esposas sujetándole las piernas.
    Al principio pensó que lo habían sentado en el piso, pero cuando levantó la vista y vio a un sujeto sentado en lo que para él era el techo, mejor se abstuvo de asumir cualquier postura sobre la situación gravitacional de la estancia.
    A punto estaba Ray de emitir el pronosticable “¿Dónde estoy?” cuando la luz de una linternita, de ésas le incomodaban tanto cuando estaba con su novia en el cine de Paracho, se impactó sobre sus ojos impidiéndole reaccionar de modo alguno.
    -“O/455-97 Test Subjet”…. ¿Es ése su nombre?
    Cero acento gringuense…
    -No… Yo me llamo Ray, Ray Mendoza… Oiga, ¿qué esta pasando?… ¿Es usted de migración?… ¿Dónde están los otros dos que llegaron conmigo?… Jesús Heredia y Guillermo Grijalba…
    -Así que se llama usted llama Ray Mendoza… ¿Se escribe eso con “s” o con “z”?
    -Con “z”… ¡Oiga ahora si!… ¡¿Qué esta pasando aquí?!

    Ray serpenteó la cabeza buscando ver entre los rayos de aquél destello a su interlocutor pero no logro nada. Era mas la bruma luminosa que su capacidad de ver.

    -Lo que sucede aquí, señor Mendoza, no es sencillo de explicar, de hecho, realmente eso es lo que estamos tratando de averiguar. Usted apareció en el sauna para mujeres de un Club deportivo hace tres días y mató a 30 personas antes de ser sometido…. Dígame señor Mendoza, ¿Recuerda usted algo de esto que le estoy diciendo? ¿Algo le suena familiar?.
    -No… No ¡espérese!… ¿Me esta diciendo que yo maté a 30 personas?
    -Entonces no recuerda nada…
    -¿Recordar algo?… ¿Esto es una cárcel verdad?… No, un momento, yo he visto la tele… ¡Quiero ver a mi abogado! ¡Ustedes no me pueden encerrar así como así! ¡Me tienen que dejar hacer una llamada por lo menos!
    -Esta en su derecho… Solamente dígame a quién quiere que le llamemos y le llamaremos… Hemos estado tratando de localizar a sus familiares desde hace dos días, pero lo único que sabemos de usted es lo que decía una etiqueta que llevaba colgando de sus ropas en el momento en que lo atraparon, suponíamos que era su nombre… ¡Imagínese nada mas!
    -¡Pues quiero hacer mi llamada!… Dígame, ¿estamos en México o en Estados Unidos?… Estamos en México ¿Verdad?… ¿Dónde estamos?
    -¿No sabe usted dónde esta?
    -¡No, no sé donde estoy! Todos me han traído del “tingo” al “tango”…¿Cómo voy a saberlo?… Lo último que me acuerdo es que estaba yo en un laboratorio como… ¿Esto es un laboratorio verdad?
    Sigo estando en el laboratorio ¿verdad?… Si, si no se crean que soy tan tonto, yo ya sabía que esto era un laboratorio…
    -No señor, esto no es México, ni tampoco es un laboratorio. Esto es una institución Psiquiátrica a la que ha sido usted enviado por órdenes del Juez Número 70 de lo penal para que se le de el tratamiento adecuado en vista de su… “Enfermedad”…
    -¡¿Enfermo?! ¡¿Loco?!… Si… Eso es… Debo estar loco… Ya lo sabía yo, pero no quería aceptarlo… Ese tipo que esta pegado en el techo no esta ahí en de a de verás ¿Verdad?
    -Entonces ¿Usted nunca había visto a alguien con Condiciones de Existencia diferentes a las suyas?
    -¿Condiciones de qué?
    -Mmmm… Eso explicaría mucho… ¿Así que usted no sabe lo que son las Condiciones de Existencia?… Supongo que tampoco sabe cómo controlarlas… De seguro, por un trauma usted se volvió incapaz de controlar su balance energético y bloqueó su conciencia en el camino…
    ¡Eso debe ser!
    Interesante, interesante, interesante… Es de lo mas interesante pensar lo que una lagartija hablaría si se le dotara con la anatomía requerida para hacerlo… Para un ser humano sería muy interesante el experimento, pero para la lagartija… Bueno, supongo que para la lagartija sería lo mismo que para Ray fue el interrogatorio de aquella luz adentro del cubo…. Una de esas experiencias que de plano lo dejan a uno sin habla.
    ¡Y luego el otro que no se callaba!
    Parloteaba incesantemente: cuento, tras cuento, argüende tras argüende…
    Que si el desplazamiento energético, que si el daño que la sociedad le había hecho, que si no recordaba como hacerle para disminuir la densidad molecular…
    Preguntas, preguntas, preguntas y mas preguntas… ¡Fue un milagro cuando por fin una circunstancia divina hizo que la lucecita se apagara y la voz se callara!.
    Una circunstancia con voz bastante ronca.
    -¡Nemerio! ¡Ya se te ha dicho que aquí las transformaciones están prohibidas! ¡Si vuelves a transformarte en luz te vamos a disminuir mas la masa! ¿Entendido?
    Ray no alcanzó a mirar al dueño de la primera voz que le habló por lo deslumbrado que estaba, pero si pudo ver con bastante claridad la figura del dueño de la voz ronca que había callado a la primera, un hombre vestido con un traje negro que se le acercaba luciendo sus zapatos relucientes con bastante orgullo… ¡caminando sobre la pared de enfrente!

    -Buenas tardes señor Mendoza, yo soy Mievrik, soy la persona que se va a encargar de su caso y el de sus compañeros. Quizá se sienta usted un poco desorientado, pero le aseguro que no tiene usted nada de qué preocuparse… Lo que sabemos hasta ahora es que ha sido usted víctima de un experimento de transportación inter-dimensional que lo ha traído hasta aquí. Lo más probable es que no sepa usted ni de lo que estoy hablando así que antes de continuar voy explicarle exactamente cual es su situación…

    Cuento, tras cuento, argüende tras argüende… ¡Que si las puertas entre las dimensiones! ¡Que si las distintas realidades! ¡Que si el manicomio por error!…
    ¡La cosa para Ray resulto incomprensible incluso hasta alcanzar condiciones de total inhumanidad en su interrogante!
    “¿Para qué armarán tanto relajo los de migración para deportarlo a uno?”

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: