Dzulúm

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi

Busqueda

    A LOS PIES DE LA CAMA

    Red y Sadie entraron en la habitación de su hijo al escuchar los gritos. Charlie tenía seis años. Lloraba y gritaba de verdadero pánico.
    Tenía los ojos hinchados y las lágrimas atravesaban sus sonrosadas mejillas para ir a desaparecer entre las ropas de la cama; a las que se sujetaba como un loco.
    La luz estaba apagada y la oscuridad era casi total, a no ser por la columna de luz que penetraba a través de la hendidura dejada por la puerta.
    Charlie llamaba desesperadamente a sus padres…
    Red y Sadie le encontraron con el cuerpo envuelto en sudor y completamente pálido.

    Red trató de calmarle:
    -Tranquilo, sólo ha sido una pesadilla, lo mejor será que te vuelvas a acostar y mañana por la mañana me cuentes que es lo que has soñado.
    -¿Que…?- Charlie aun parecía estar medio dormido -¡No!- dijo de repente -¡No ha sido una pesadilla!, ¡algo se estaba moviendo a los pies de mi cama!.
    -Sí, es posible que esté diciendo la verdad- intervino Sadie dirigiendo una mirada cómplice a su marido -como también es posible que esta habitación esté llena de fantasmas y que bajo la cama vivan seres terroríficos.

    ¿Cuántas veces te hemos dicho que esas cosas no existen?
    -Muchas- respondió Charlie no muy convencido.
    Otra mirada de Sadie indicó a Red que le tocaba hablar a él. Entendió el gesto de inmediato y se dispuso a sermonear a su hijo, que poco a poco iba recuperando el color.
    -Tu madre tiene razón y tu lo sabes, aparte de que ya eres mayorcito para dejar de tener miedo a esas cosas.
    ¿Te gustaría que se enterasen tus amigos del colegio?, seguro que no, se reirían de ti. Debes aprender a dominarte, igual que has aprendido a no mojar las sábanas, ¿lo recuerdas?. Podría hablarte durante largo rato, pero sería inútil, lo que quiero que aprendas de esto es lo siguiente: que temer a la oscuridad y a lo que hay en ella es cosa de niños muy pequeños y que, a medida que te haces mayor, ves que nada de esto existe. ¿Lo entiendes?.
    -Sí- confirmó Charlie.
    Red sonrió y vio como su mujer también lo hacía. Acababan de pasar por una de las típicas charlas de los padres con los hijos.
    Charlie vio a sus padres marcharse de la habitación apagado la luz que habían encendido al entrar. Cerraron la puerta totalmente. Ahora la oscuridad si era completa.
    Charlie se resignó y llegó a convencerse de que sólo había sido un sueño; que no estaba realmente despierto cuando le pareció ver algo extraño.
    Apoyó la cabeza en la almohada y se tapó completamente con las sábanas.
    Hacía algo de frío. Intentó dormirse, necesitaba descansar.
    Cerró los ojos y se abandonó a un profundo sueño, tan profundo que no advirtió la mano que le acompañaba bajo las sábanas, una mano eternamente fría y descarnada.
    La mano que le llevó, de un tirón, al otro lado de la oscuridad.

    AUTOR: Héctor Álvarez Sánchez (heko).

    relato ]

    Sociales

    Dzulúm usa tecnologias: