Etiquetas

relato dzulum lovecraft bloomerfield poe bloch sicker blog violacion video tech ouija muerta king campbell audio
E-mail
Facebook
Github
RSS
Twitter

BIENVENIDO AL INFIERNO, JUAN…

Juan, como la mayoría de las personas, había oido hablar muchas repetidas veces acerca del infierno a lo largo de su vida… Que era caliente, que era frío… ¡Hasta que era tibio,con una bañera repleta de “champagne” donde cuatro diablas te la mamaban por toda la eternidad,según un borracho con el cual compartió cierta noche una barra de un bar!

Una de sus tantas secretarias le había dicho que el infierno era la mismísima vida en el planeta tierra… claro,acababa de despedirla luego de mantenerla como amante durante meses sin pagarle un solo peso,amenazando con contar toda la historia a su esposo… Y sin duda a varias de las mujeres que conoció les había hecho pensar lo mismo… Juan visitó la iglesia una sola vez en su vida, y durante el sermón el tema del castigo eterno fue tratado… Según el sacerdote,el infierno era como una enorme caldera en llamas,mantenidas por el combustible de un eterno aceite hirviendo donde Satanás revolvía las almas con su tridente una y otra vez como croquetas en una freidora, el tormento eterno para los ímpios…

Pero a pesar de esta dantesca descripción,Juan pensó: ¡que fácil es ser impío en este mundo, si, Juan lo sabía bien…! Entre ser “limpio” y ser “impío” solo había una letra y un tilde de diferencia…

Y Juan hizo la diferencia miles de veces en su historia…

Una vez su contador,el mismo que se suicidó luego de enterarse que los cheques que le hizo firmar por 25.000 dólares no tenían fondos,le había contado en broma: “En uruguay no hay infierno… El aceite se lo afanan los demonios y se lo llevan a casa para hacer torta fritas,el fuego se apagó porque les cortaron el gas por no pagarle a Gaseba y el diablo se presenta de mañana ,firma la tarjeta y se manda mudar con alguna recién llegada tipo Marilyn Monroe…”

El desgraciado tuvo la oportunidad de averiguarlo muy pronto ,después que sus sesos embadurnaron todo el cieloraso del estudio… Lo único que lamentó Juan fue el costo de tener que cambiarlo en su totalidad…

También había leido algunos libros,donde seres alados de extraña forma aparecían obligando a las almas de los condenados a cargar pesadas y enormes piedras…

No era que a Juan le interesara el tema del infierno, ni su significado,ni siquiera le preocupó jamás su existencia… De lo único que siempre estuvo seguro fue, que de existir uno,el tenía reservada una suite en ese lugar desde el día en que nació,matándo a su propia madre en la cesárea… Por lo demás lo mantuvo sin cuidado: de creer seriamente en él, en un castigo post.morten para su alma,en el libro de su vida no estarían escritas tantas páginas en negro…

Pero ahora recordaba cada frase,cada palabra,cada momento relacionado o vinculado al infierno.Películas de horror,sermones de pastores televisivos,las veces que lo mandaron a el, por no mandarlo directamente a “cagar” cuando “jodía” a alguién en alguno de sus turbios negocios…

Ahora recapitulaba… Repasaba lo que sabía,lo que sospechaba, lo que presumía y lo que temía… Porque Juan temía, y mucho….Tenía sobradas razones para temer.

Estaba “del otro lado”…

En su cinismo ,primero pensó que viviría cien años por lo menos a fuerza de la tecnología del nuevo milenio… Se enmendaría en los últimos cinco,donaría unos pesos a “Caritas” u otra organización, y al llegar frente a San Pedro si es que había algo mas allá, negociando con el, sino una entrada al cielo al menos una estadía permanente en la perifería de este… Tal vez entregándole unos pesos… Cristo jamás se enteraría… Y si no accedía: ¡le recordaría al “Maestro” que lo había negado tres veces y en cambio el ,pese a ser un cagador de primera,un mujeriego y un corrupto jamás lo había negado!

Pero nunca imagino que la muerte sería así… Podía recordar el accidente:la ruta resbaladiza y a oscuras… aquella cerdita entusiasmada con su miembro mientras el manejaba, la borrachera de ambos… Recordaba las cinco semanas en coma,sin ninguna visita,salvo la de su esposa que concurrió dos veces a decirle todo aquello que a fuerza de golpes no le había permitido decir en 15 años de matrimonio,allí frente a su cuerpo lleno de tubos,con la certeza de que no le podría contestar ni con la boca tapada con una máscara de oxígeno, ni con las manos inertes y atadas a la camilla… Como despedida le deseo que no despertará jamás…

¡Ya la arreglaría él ,si llegaba a despertar!

Recordaba todo,ellos no sabían que el podía oírlos: primero las sirenas después del choque,luego los paramédicos,luego las enfermeras… Supo que la chica de quince años que viajaba con él murió en el acto… Su último pecado y el primero de ella:la había practicamente violado, robándole su virginidad a bordo de aquel “monza” de asientos reclinables bajo los efectos de un millon de promesas y un par de whiskies demasiado estimulantes para una garganta adolescente… Sobre todo con un par de “anfetas” entreveradas en la botella…

Muchos de quienes lo atendían le insultaban… Lo recordaba.Comentaban el estado de la chica,al parecer decapitada por el volante,teniendo como tenía la cabeza apretada contra el y reclinada, entretenida con su organo… Escuchó como le llamaban “borracho hijo de puta”,mientras le quitaban la boca de ella de aquel lugar y le separaban de entre los hierros retorcidos…

Escuchó como otros lo reconocían.Juan había conocido mucha gente a lo largo de su vida… y demasiada gente hubiera deseado no conocerlo jamás.

Recordaba cada detalle… Hasta que todo cambió y lo supo.

Supo que había muerto:ya no esucho ni las voces de los médicos, ni las risas de las enfermeras, ni las voces en el corredor… Lo último que escucho fue el largo zumbido de la máquina que verificaba sus signos vitales… ¡Hubiera querido levantarse,patear aquella máquina que acompasaba su agonía con aquellos malditos pitidos, introducirle una moneda como a una expendedora de latas de refresco,para que siguiera funcionando!…

Pero la sentencia de la máquina fue concluyente:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡PPPPPPiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii…………………….!!! !!!!!!!!!!

Y llegaron las tinieblas.

Ni el diablo,ni el fuego, ni Bela Lugosi riendo…Solo las tinieblas.

No podía sentir su cuerpo, ni sus manos, ni sus piernas, lo que era peor,t ampoco su pene…

Solo su mente,pero en esa situación de poco le servía.

Era conciente ,por tanto existía ,pero nada más…

Le preocupaba su destino….No estaba seguro de que aquello fuera el infierno…Pero ,sin duda que el cielo no era… Sino… ¿dónde estaban las blancas nubes,las arpas…la virgen María?

¿Dónde estaba aquella máldita virgen para invitarla a tomar algo…?

Porque debía haber algún lugar en el cielo ,algun bar aunque sea de jugos de fruta…tipo “smart”

Tal vez estaba en el llamado “limbo” ,la etapa intermedia entre esta vida y el destino final… O a lo mejor era solo el Purgatorio y Dios lo mantendría un par de años así,sin televisión, matándole de aburrimiento para que reflexionara sobre sus muchas faltas antes de darle el arpa y el par de alas…

O tal vez la muerte era solo eso…La conciencia fuera del cuerpo… Tal vez el cerebro permanecía vivo algun tiempo…

Pero…¿cuánto?

Juan no sabía cuanto tiempo había pasado ya… Días, horas, años… Solo pensaba,y temía…

La sensación era espantosa: no podía moverse, ni ver… Ni siquiera era la oscuridad de cuando se apaga una luz o se cierran los ojos, plagada de manchas abstractas…Era la negrura total…

Lo mismo en cuanto al silencio:ni sumbidos,ni rumores,ni siseos…

Era el vació, la nada…

A excepción de sus pensamientos… Solo él y sus pensamientos.

Y no podía dejar de pensar en lo mismo una y otra vez: en el infierno… Como un condenado que no pudiera dejar de pensar en la horca,tocándose el cuello una y otr vez…

Hasta que el movimiento lo sacó de sus cavilaciones… Se sintió flotar,estaba siendo como arrastrado… Podía percibirlo… Esto ya era un cambio,al menos.Algo le conducía hacía alguna parte…

Pero… ¿qué? ¿Y hacia dónde?

De sentir su cuerpo hubiera temblado… estaba aterrorizado… ¿habria comenzado su viaje final?

¿Había algo mas que aquel limbo de inactividad total en el que se hallaba desde que abandono el hospital? ¡El tunel! También escucho esa historia muchas veces ..La luz al final del tunel…

¡Mientras no fuera la luz de las llamas de Lucifer!

Se imaginaba al demonio en la puerta aguardándole,diciéndole casi como a un amigo:”Bienvenido al infierno ,Juan”.

No era un chiste… Fuera a donde fuera sentía que sería para siempre: y esto era mucho tiempo… Era día tras día por siempre jamás y sin posibilidad de apelación..Sin sus abogados cerca…

El movimiento se hizo mas perceptible… Descendía y avanzaba a un tiempo,su alma o lo que fuera…

Sintió frío…. comenzó a recuperar algunos de sus sentidos… ¡Vaya! No sabía si alegrarse o enloquecer si es que esto era posible en su situación.

Comenzaba por ejemplo ,no solo a sentir un frio intenso como jamás sintió durante su vida,sino que comenzó a percibir aquel olor…

¡Dios!

¡Lo reconoció inmediatamente!

¡Era azufre!

Quería escapar, pero era imposible… ¿Escapar de dónde? ¿Cómo?

Quería detenerse… Pero esto era ajeno a su voluntad… Era como una especie de descenso… Sintió casi un vacio en su estomago, comenzó a percibir su cuerpo…

¡Maldita sea y aquel olor!

¡Después de todo era verdad!

El infierno existía y el había sido condenado… ¡Máldito Dios, ni siquiera se había dignado a darle una entrevista, el derecho a réplica,unas palabras de aliento,nada…!

Era injusto,si… Había sido basura ,es cierto… Tuvo todos y cada uno de los vicios humanos y no conforme con eso:los llevo al exceso sin excepción… Desde el cigarrillo, a la cocaína… desde la infidelidad, a la estafa… La lujuria en todas sus formas, había amasado fortunas manchadas de sangre… Había arruinado cientos de vidas, enloquecido a varias mujeres, provocado tres suicidios…

Pero tenía derecho a defenderse..¡Cualquiera hubiera hecho lo mismo en su lugar!

Las oportunidades de ser malvado se presentaban ante él con la misma frecuencia que se movía el segundero de su reloj de contrabando… a cada instante…

No podía ser condenado así sin mas… No era misericordioso, no era justo, no…

Pero su alma o lo que fuera que le quedara continuaba descendiendo…. Y Juan comenzo a oir….Las cadenas.El arrastre de lo que parecían enormes cadenas,el frío ,el olor….¡Mierda! Asi que era un infierno clásico después de todo….¡Por toda la eternidad!

Intentó gritar… Pero no podía… Sentía ahora su boca, sus labios, helados… Seguramente sus sensaciones habían sido devueltas para que sufriera el merecido castigo… ¡Que oportuno que era el destino!

¡Si tan solo pudiera volver! Intentaría ser una buena persona… O al menos no una tan mala…

Oró, suplicó con fervor ,con un fervor mas intenso que el que empleo cuando lo acusaron de estafa ante aquel juzgado… algo que jamás había hecho, oró desde su corazón.desde su mente:le gritó a Dios: “¿Por favor señor dame otra oportunidad… permiteme regresar… ¡otorgame misericordia…!?”

Pero el descenso no se detenía… El olor era mas intenso… El frío, las cadenas… La oscuridad total…

“No quize ser tan malo en serio… Dios, ¿no podemos hablar de esto? ¡Por favor!”

La oscuridad no desaparecía… Las cadenas lo arrastraban mas y mas hacía el fondo…

“DDDDiiiooooosssss…

Poooor faaaavvoooorrr!!!!!!!!

CLEMENCIA!!!!!!!”

Fue un grito desde su mente…

Pero pareció retumbar y multiplicarse en miles de ecos… y sucedió lo inesperado.

El descenso se detuvo… Juan, de poder hacerlo, hubiera suspirado aliviado… Tal vez Dios si le había respondido y se habia apiadado de él… El olor permanecía, es cierto y las tinieblas… Pero tal vez ahora apareciera un angel o algo así y lellevara al famoso tunel de luz,sermoneándole todo el camino…

O tal vez aun estaba en la camilla del hospital y lo revivirían como en esos casos de los que oyó hablar tantas veces… Si, claro, una segunda oportunidad… Despertaría y enmendaria su vida.

Nada de cheques falsos,nada de infidelidades,ni mucho menos menores de 18 años… Abrazaría a su mujer, le llevaría flores… ¡Tendría una segunda oportunidad!

El olor no desaparecía: era nauseabundo y penetrante… Pero comenzaba a percibir luz… ¡Si era luz! ¡Vamos angelito,es hora de que me saques de aquí…!

¡El frio también cedia! Comenzó a sentir un confortante calor…

“Gracias Dios,GRACIAS POR TU MISERICORDIA…”

La luz se incrementaba mas aún,y el calor… El calor aumentaba… Hasta que Juan comprendió todo: no había sido perdonado un carajo… Escucho la voz: lejana y tenue, una voz como de borracho,ronca y áspera, pero la escucho:

-“Bienvenido al infierno Juan”…

Luego las llamas lo abrazaron como un pulpo de innumerables tentáculos… Parecían surgir de todas partes :desde arriba, desde abajo, desde dentro de su cuerpo… Llamas azuladas, llamás de azufre… Juan quizó gritar…

Pero el habla no había vuelto a sus labios… Si todas las sensaciones a su cuerpo : la sensación insoportablemente dolorosa de arder por todas partes a un mismo tiempo… Se retorció… Quizó, escapar… ¿Pero hacia dónde…? Ardería allí por los siglos de los siglos…

¡¡¡¡NNNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!

-Bueno,parece que por hoy terminamos…
-Si,este era el último….Pedido de la viuda… Acá esta la constancia… Va para el cenizario general… No quizo gastar un mango en la lápida ni nada…

-Bueno,pasame el formulario que yo la notifico…

Beto le entregó el papel al otro hombre que lo examinó con cuidado, tomando el tubo del teléfono.

-Che Beto,te puedo hacer una pregunta…

-Decime…

-¿Por qué a todos les decis “Bienvenido al infierno” antes de prender la válvula?

Beto rio con ganas…

-Por joder… ¿No viste el olor a azufre que larga este nuevo que trajeron de argentina?… Total, no creo que me escuchen… Salvo que tengan eso… ¿Cömo se llama? “Cataclepsia…”

El otro colgó el telefono de nuevo,suspendiendo momentáneamente la llamada…

-Che, entre nosotros… Vos sabes que cuando miré por la mirilla ,despues de bajarlo y encenderlo ,me parecio que se movía entre las maderas…

Beto se rió.

-Son los nervios que se contraen pelotudo… ¿Nunca hiciste un bife de entraña a la plancha? ¿no viste como se arquea? Y bueno, es lo mismo… -miró la urna llena de cenizas -Anda barbaro este nuevo, che…

Lástima el olor… Ah, y hay que aceitar las cadenas de transporte un cacho ,bo,hacen un ruido bárbaro…

El otro funcionario volvió a levantar el tubo de telefono,riéndo… ¡El Beto era un loco de mierda!.Discó el número de la mujer… Así lo marcaba el reglamento municipal de la Necropolis.Tenía que notificar a la viuda de este tal Juan, la solicitante,que el cuerpo de su marido ya había sido cremado y que podía pasar a buscar las cenizas cuando quisiera…

Fin

Autor: (el puto amo de ustedes) Gerardo Bloomerfield.

Escrito en November 16, 2020
[ bloomerfield  relato  ]