Etiquetas

relato dzulum video lovecraft poe bloomerfield tech bloch sicker blog audio manuales king html campbell
E-mail
Facebook
Github
RSS
Twitter

El cadáver más exquisito…

Autor: : El arcángel

El fondo te era incógnito. Tu sabías que la negrura no tenía límites.

Tu creías que el infierno y la redención era una misma cosa, pero igual caminaste en esa dirección…

Toda, toda tu pinche vida te preguntaste porque perdias el control sobre las cosas, o sobre las situaciones, incluyendo tu vida misma.

Toda, pero toda tu existencia tuviste un solo dilema, el ser y el estar inmerso en una vida que considerabas con razón una vida de mierda… Y, sin embargo, siempre esperaste. Ahora, te preguntas porque estas en este cuarto de hotel de cuarta, con una pistola dentro de tu boca, y tu, a punto de jalar el gatillo. Y en tu mente una sola imagen, devastadora, cruel, implacable, que no te deja ni siquiera tomar esta cobarde decisión, que tiene que ver nada más con la física, ejercer fuerza con el dedo… y adiós… pero no puedes…

Los gramos de coca no fueron suficientes, no fue suficiente la cantidad de alcohol que traes en la barriga, nada te hace desaparecer la imagen, constante, molesta, irresistible, asquerosa, vomitiva, indescifrable… Siempre supiste que una relacion asi seria un barco directo a la mierda, y tambien sabias que no resistirias algo asi de nuevo. Y ella en tu mente, gritandote desde vuestra cama… ¡vete! y ella en tu mente, ella y sus lágrimas, ella y tu derrota, ella y la muerte de la esperanza, ella dolor y vácio, ella y la inexorable y simple reflexión… ya no eres lo que necesito… Intuyendo como cuando un gato sabe que es luna llena, sabes que ese grito viene desde las entrañas de la vida misma. No es ella, es la vida la que te escupe a la cara tu sentencia.

Maldito perdedor, sabes que eres un perdedor, que siempre tu mente de pendejo soñador te hizo volar, volar, volar, y caer.

Los que vuelan mas alto, son los que peor se hacen mierda en la caida.

Mierda.

Estás solo, ¿no era lo que deseabas?, estás borracho, ¿no era lo que deseabas?, estás a punto de ponerte un caño en la cabeza, ¿no era lo que deseabas?, estas a punto de ponerle fin a lo que nunca tuvo que haber empezado, ¿no era lo que deseabas?

NO.

Siempre la ciencia negra. Siempre querias ir mas alla. No te bastaba saber que DIOS creo los cielos y la tierra, no te bastaban respuestas simples, castas, puras; Querias saberlo todo, todo, hasta los misterios de las larvas, y ella, ella, ella fue tu sacrificio…

Porque lo sabés muy bien, tu lo arruinaste, porque nunca pudiste dejar de recordar aquella noche que te enredaste entre sus piernas y jamas, jamas sentiste aquel placer supremo como cuando penetraste su carne, como cuando viajaste en su interior a reinos ignotos y lejanos, desde ahí comenzó tu pregunta, y ese deseo de saber porque esa criatura terrestre ejercía esa fuerza de atracción en ti, y la empezaste a odiar y a desear como un animal, y que poco tiempo pasó… hasta que decidiste matarla… matarla y hacerla transportar con su partida morbo y cadencia, simplemente porque no te las podias explicar, porque todo debia de estar dominado, bajo regla, conjuro o maldicion, y ella no podia ser la exepcion.

Nunca supiste porque su carne se negaba a ser poseida, fue lo primero contra lo que perdiste el control. Todas las demas eran tan faciles, tan sencillas, sus almas se entregaban tan facil, era facil beber de ellas, pero habia algo en ella, algo tan limpio, tan puro, que tus mas intimos olores de pecado no podian penetrarla.

Tus deseos de poseerla y hacerla pedazos pasaron a un simple deseo de tan solo ganarle una partida, y nunca pudiste. Ella se entregaba limpia, pura, y tu, aun queriendo mancillarla lo unico que conseguias era humillarte a ti mismo. Tu eras solo un demonio desesperado por hacerla caer, ella volaba mucho mas alto que tus mas intimos sueños.

No podias resistir que ella estuviese arriba, lejana, inalcanzable a tu espiritu, y sin embargo, todas las noches la cogias con furia, la poseias fisicamente, la humillabas, la sodomizabas, y nunca estuvo a tu alcance.

Y entonces la mataste.
La mataste, hijo de puta.
La mataste.
Siempre seras un maldito.
maldito.
Y nunca, nunca en tu vida, devoraste un cadaver tan deliciosamente exquisito como el de ella.
Eres un maldito.
Maldito.
Fin.

Escrito en February 24, 2021
[ relato  ]